Novedades aplicables a los ERTEs

Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo

Especialidades aplicables a los ERTEs por causa de fuerza mayor

Aquellas empresas y entidades que cuentan con un ERTE por causa de fuerza mayor, que impidan el reinicio de su actividad, mientras duren las causas se prorrogarán los ERTEs hasta el 30 de junio de 2020.

Aquellas empresas y entidades que cuenten con un ERTE por causa de fuerza mayor, que hayan recuperado parcialmente de su actividad, se prorrogarán igualmente los ERTEs hasta el 30 de junio de 2020.

Estas empresas y entidades deberán proceder a reincorporar a las personas trabajadoras afectadas por un ERTE, en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes en términos de reducción de jornada.

Procedimientos de nuevos ERTEs de suspensión y reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción comunicados a partir del desconfinamiento.

Los procedimientos para los nuevos ERTEs basados en causas económicas, técnicas, organizativas y de producción iniciados a partir del 13 de mayo de 2020, se realizarán conforme a lo indicado en el artículo 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, con las siguientes especialidades.

La tramitación de estos ERTEs podrá iniciarse mientras esté vigente un ERTE por causa de fuerza mayor.

Cuando el ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción se inicie tras la finalización de un ERTE por fuerza mayor, la fecha de efectos del nuevo ERTE se retrotraerá a la fecha de finalización del ERTE por fuerza mayor.

Medidas extraordinarias en materia de cotización

La Seguridad Social exonerará, respecto a las cotizaciones devengadas en los meses de mayo y junio de 2020, a las empresas y entidades que tengan un ERTE por causa de fuerza mayor y no hayan podido iniciar su actividad, del abono de las cotizaciones siempre que, a 29 de febrero de 2020, tuvieran menos de cincuenta trabajadores. Si las citadas empresas y entidades tuvieran cincuenta trabajadores o más, la exoneración de la obligación de cotizar alcanzará al 75 % de la aportación empresarial.

Las empresas que tengan un ERTE por causa de fuerza mayor y hayan iniciado su actividad parcialmente tendrán las siguientes exoneraciones:

Respecto de los trabajadores afectados por un ERTE que se reincorporen, la exención alcanzará el 85 % de la aportación empresarial devengada en mayo de 2020 y el 70 % de la aportación empresarial devengada en junio de 2020, cuando la empresa hubiera tenido menos de cincuenta trabajadores a 29 de febrero de 2020. Si en esa fecha la empresa hubiera tenido cincuenta o más trabajadores la exención alcanzará el 60 % de la aportación empresarial devengada en mayo de 2020 y el 45 % de la aportación empresarial devengada en junio de 2020.

Respecto de los trabajadores que continúen en el ERTE, la exención alcanzará el 60 % de la aportación empresarial devengada en mayo de 2020 y el 45 % de la aportación empresarial devengada en junio de 2020, cuando la empresa hubiera tenido menos de cincuenta trabajadores a 29 de febrero de 2020. Si en esa fecha la empresa hubiera tenido cincuenta o más trabajadores, la exención alcanzará el 45 % de la aportación empresarial devengada en mayo de 2020 y el 30 % de la aportación empresarial devengada en junio de 2020. En este caso, la exoneración se aplicará tanto a la aportación empresarial como a las cuotas por conceptos de recaudación conjunta.

Las exenciones en la cotización a que se refiere este artículo no tendrán efectos para las personas trabajadoras, manteniéndose la consideración del período en que se apliquen como efectivamente cotizado a todos los efectos.

Salvaguarda del empleo

Respecto del compromiso del mantenimiento de empleo durante 6 meses desde la reanudación de la actividad, se entenderá cumplido el requisitos aun cuando la reincorporación sea parcial o solo afecte a parte de la plantilla.

Este compromiso se entenderá incumplido si se produce el despido o extinción de los contratos de cualquiera de las personas afectadas por dichos expedientes.

No se considerará incumplido dicho compromiso cuando el contrato de trabajo se extinga por despido disciplinario declarado como procedente, dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez de la persona trabajadora, ni por el fin del llamamiento de las personas con contrato fijo- discontinuo, cuando este no suponga un despido sino una interrupción del mismo. En particular, en el caso de contratos temporales el compromiso de mantenimiento del empleo no se entenderá incumplido cuando el contrato se extinga por expiración del tiempo convenido o la realización de la obra o servicio que constituye su objeto o cuando no pueda realizarse de forma inmediata la actividad objeto de contratación.

Este compromiso del mantenimiento del empleo se valorará en atención a las características específicas de los distintos sectores y la normativa laboral aplicable, teniendo en cuenta, en particular, las especificidades de aquellas empresas que presentan una alta variabilidad o estacionalidad del empleo.

No resultará de aplicación el compromiso de mantenimiento del empleo en aquellas empresas en las que concurra un riesgo de concurso de acreedores en los términos del artículo 5.2 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.

Las empresas que incumplan este compromiso deberán reintegrar la totalidad del importe de las cotizaciones de cuyo pago resultaron exoneradas, con el recargo y los intereses de demora correspondientes.,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WhatsApp chat